Arkham

6263655041_5711f51edc_z.jpgArkham es una ciudad considerablemente más joven que sus vecinas Kingsport o Innsmouth, puesto que los primeros asentamientos en la zona datan de finales del siglo XVII. Se trataba de 'librepensadores' que huían de los opresivos congregacionalistas de Salem y Boston. Dirigidos por hombres de cultura como Jeremías Armitage, Jebel Whately, Tristán Curwen y Abel Peabody, los primeros pobladores trazaron las primeras calles en las laderas de lo que hoy se conoce como la Colina de los Franceses. Las reuniones  ciudadanas de la 'plantación de Arkham' tenían lugar mensualmente en un recinto de madera, 'el primer día de lluvia del mes, estando todos obligados a acudir al redoble de un tambor.
Entre los personajes menos deseables de la primera generación de Arkham estaban Keziah Mason y Goody Fowler, ambas sospechosas de ser brujas, quienes trajeron de Salem un aquelarre. En 1692 Keziah Mason fue detenida por los hombres del rey, procedentes de Salem; Goody Fowler huyó a los bosques que hay al Norte de la ciudad. La primera fue encarcelada pero logró huir de forma misteriosa, no volviéndose a saber nada de ella. Cuando la caza de brujas acabó en Nueva Inglaterra, la segunda volvió sigilosamente, instalándose en su choza al suroeste de la población donde se dedicó a sus asuntos maléficos hasta que en 1704 una muchedumbre iracunda irrumpió en su casa, la arrastró hasta una colina al Oeste de Arkham y allí la colgó. Los causantes del hecho nunca fueron investigados ni mucho menos castigados.
Sin embargo, el aquelarre permanecía activo. Uno de sus miembros es el responsable de haber creado el ser innominable que reside en ático de una casa antigua en la calle de los Límites, el cual más tarde asesinó a 15 personas en una parroquia cercana.
Arkham creció lentamente durante el principio del siglo XVIII, a la sombra de los éxitos que con la pesca y el comercio cosechaba la vecina Kingsport. Arkham creció como una pequeña comunidad agrícola; cuando los precios eran buenos algunas pequeñas barcas de pesca navegaban río abajo hasta el mar. Durante muchos años, la única manera de cruzar el Miskatonic era mediante el transbordador de Evan, en el que sólo cabían un coche de caballos y cuatro personas. 
En 1761, Francis Derby y Jeremías Orne volvieron a Arkham tras una fructífera carrera como capitanes de la marina mercante de Salem. Entre ambos traían cinco barcos y estaban decididos a convertir Arkham en otro puerto de comercio con las Indias Occidentales. Construyeron muelles y almacenes en la orilla Norte del río, en la zona alrededor de la calle del Pescado, y durante algunos años Arkham recibió barcos que hacían la ruta triangular, llevando esclavos al Sur y al Caribe, trayendo melazas, azúcar y ron a Nueva Inglaterra y exportando pieles y bacalao seco.
En el cénit de la carrera comercial de la ciudad se establecieron las primeras calles permanentes al norte del río y se construyeron las primeras grandes mansiones, las de los Orne, los Derby y algunos de sus capitanes en el barrio del Este. Orne y Derby construyeron el primer puente sobre el Miskatonic, que fue de madera y se alzaba cerca de donde hoy se encuentra el puente de la avenida Peabody. 
Jeremías Orne murió en 1765, dejando una biblioteca de 900 volúmenes y un legado que, administrado por Francis Derby y George Locksley, se utilizó para fundar el Colegio Liberal Miskatonic. La institución académica tuvo su sede en un gran edificio de dos pisos en el lado Sur de la calle del Colegio, con vistas a los antiguos terrenos comunales.
Una gran mansión, también de dos pisos, contenía la biblioteca Orne y un pequeño museo de curiosidades traídas de las Indias por los navíos de Arkham. Esta colección aún puede verse en el museo de la  Universidad. John Adams Pickering, educado en Harvard, y miembro de la familia Pickering de Arkham, fue elegido primer rector del Colegio. 
Durante la Revolución, los Derby y los Orne se convirtieron en piratas que, operando sobre todo desde Kingsport, capturaron o hundieron 23 buques de bandera inglesa, con sustanciosos beneficios. Tras la guerra, las familias aportaron el capital necesario para la compra y  acondicionamiento de los antiguos terrenos comunales (que hasta entonces sólo se usaban para pastos y para el entrenamiento de la milicia local), instalando el Colegio Miskatonic (ahora mejor financiado) en el nuevo campus. Al Norte del río y cerca del centro de la ciudad se construyó una plaza mayor que, tras  intensos debates, se llamó Plaza de la Independencia. 
El final de la guerra marcó el declive de Arkham como puerto comercial. Salem, Boston y Nueva York consolidaron rápidamente la mayor parte del comercio con la China y el resto fue a Kingsport. En 1808 se cerró la Aduana y Arkham perdió su estatus como puerto de entrada de mercancías.
A pesar de la pérdida del comercio internacional, Arkham creció rápidamente en la primera mitad del siglo XIX gracias a la visión de hombres como Eli Saltonstall. Saltonstall, antiguo capitán de navío de la familia Pickman, previendo el fin del tráfico comercial, instaló en 1796 la primera fabrica textil de la ciudad en la orilla Sur del río, al pie de la calle Este. Pronto se abrieron más fábricas y coincidiendo con el declive de la agricultura en Nueva Inglaterra. Arkham se industrializó. 
Los industrialistas (los Saltonstall, Brown y Jenkins) trazaron nuevas calles al Sur del campus, en lo alto de la colina Sur, y allí construyeron grandes mansiones de estilo georgiano/ federalista, financiadas por los enormes beneficios del textil. 
En este período, en 1806, se estableció el primer periódico de Arkham, la Gaceta, financiada por los Derby (que pertenecían al partido federalista). Los industrialistas republicanos fundaron más tarde el Boletín. En esa época empezó también el declive del comercio marítimo de los federalistas, cuya última gran obra ciudadana fue la construcción de las grandes mansiones que bordean la plaza de la Independencia a lo largo de las calles Federal y Curwen.
En 1820 la orilla Sur del río estaba cubierta de fábricas textiles y de industrias subsidiarias, desde la avenida Peabody. Arkham se urbanizaba cada vez más. En 1850 se enlazó con Boston a través de una línea telegráfica. Gran cantidad de estudiosos de renombre entraron a formar parte del cuerpo docente del Colegio, atraídos en parte por la fama de la biblioteca y por la proximidad de Boston. La parte sudoeste de Arkham empezó a parecer una ciudad de la Ivy League (N. del T.: asociación de 8 'colleges' de gran renombre
en el noreste de los EEUU, compuesta por Brown, Columbia, Cornell, Dartmouth, Harvard, Princeton, la Universidad de Pennsylvania y Y ale). 
La industria continuaba con su expansión y hacia 1850 se habían establecido en las orillas Norte y Sur del río bóvilas (N. del T.: fábricas de ladrillos), tenerías (N. del T.: curtidos), fábricas de zapatos, de relojes y más tarde de joyas. En esa época se construyó gran cantidad de almacenes, que llegaban hasta la calle Oeste, a lo largo de la orilla Sur. 
En la guerra civil americana Arkham proveyó de una compañía al 23 Regimiento de Voluntarios de Massachusetts. En la lucha murieron 27 hombres, cuyos nombres se recuerdan en un memorial del cementerio de Christchurch. 
Tras la guerra civil, el Colegio se convirtió en una Universidad. Hacia 1870 se había casi completado el alumbrado de las calles por medio del gas. Los visitantes eran tan frecuentes que se tuvo que instalar un servicio de coches de punto (N. del T.: antecesores de los taxis, pero con caballos) con base en la estación del ferrocarril. En 1873 se creó la policía municipal después de que los miembros de una fraternidad universitaria (por entonces prohibidas) se emborracharan en el bar de Doc Howard e iniciaran un tumulto en el que resultaron dañadas diversas tiendas de la calle de la Iglesia. A continuación se implantó una ley que limitaba la proximidad de las tabernas al campus universitario. 
En 1882 un extraño meteorito aterrizó al Oeste de Arkham, en la granja de Nahum Gardner, siendo investigado por diversos profesores de la universidad quienes fueron incapaces de desentrañar su naturaleza. Poco después, la familia Gardner sucumbía a una extraña enfermedad que dejó yerma la zona de su granja. 
En 1888, la combinación de unas lluvias torrenciales con tormentas en la costa que llevaron agua marina Miskatonic arriba hizo que el río se desbordara en lo que fueron las peores inundaciones de la historia de la ciudad, dañando considerablemente las fábricas de la orilla Sur. Todo el sudoeste de Arkham, así como parte del campus de la Universidad se inundaron, quedando dañados los archivos del sótano de la biblioteca y destruyendo adquisiciones irremplazables. 
En los años que siguieron se instalaron alcantarillas de 15 cemento y diques para evitar que se pudieran repetir las inundaciones. Poco más tarde se trazaron las primeras líneas de tranvía y los hogares empezaron a cambiar de la luz de gas a la eléctrica. Aparecieron las líneas telefónicas y antes de final de siglo se completó el sistema de abastecimiento y saneamiento de agua.
Como si el destino tratara de frustrar los esfuerzos de la ciudad, en 1905 se desató una terrible y repentina epidemia de tifus en la que murieron muchos, incluido el Dr. Allen Halsey, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad y benefactor público apreciado por todos. En el campus se erigió una estatua a su memoria que domina la ciudad a la que tanto quiso. 
Las fábricas del textil nunca se recuperaron del todo de la inundación de 1888. Nueva Inglaterra perdió gran parte de su comercio en favor del Sur y la mayoría de las empresas, cuyos seguros no cubrían la totalidad de lo perdido, nunca volvieron a abrir sus puertas. 
En la Gran Guerra Arkham también aportó su granito de arena; una placa de bronce en el Ayuntamiento y una estatua de bronce representando a un soldado americano conmemoran a los que cayeron. 
El auge económico de los 20 no se aprovechó en demasía en Nueva Inglaterra, cuya base industrial se encontraba en rápido declive, pero llegó a Arkham por mediación de la Universidad. La ciudad y el campus se entrelazaron estrechamente, hasta el punto en que muchas de las tiendas se ocupan mayoritaria o exclusivamente de las necesidades de la comunidad universitaria. En 1928 la universidad es el centro de la economía de la ciudad, formando parte sus administradores y su cuerpo docente de la más nueva de las aristocracias ciudadanas.

Arkham Hoy
Aunque las fortunas de Nueva Inglaterra declinaron después de la Gran Guerra, hoy en Arkham el 83% de los hogares dispone de una plancha eléctrica, el 77% de una lavadora eléctrica o a gas y el 51 % dispone de, o planea comprar una aspiradora. Casi el 50% de las familias tiene por lo menos un automóvil y los comerciantes se quejan de los que aparcan el coche todo el día delante de sus establecimientos.
Los tranvías interurbanos que antes unían Arkham con Ipswich, Kingsport Bolton y Salem han sido abandonados en favor del automóvil y recientemente se ha establecido una línea de autobús para recuperar alguna de esas rutas.
Siempre existen problemas entre la ciudad y la universidad. El más candente ahora es el coste de la policía del campus. El joven rector, el Dr. Wainscott, ha osado entrar en la controversia presentándose a las elecciones a la alcaldía. Sin embargo, incluso si gana las elecciones, ello no acabará con la pugna perenne por el poder entre una y otra institución. 
Aunque no hay un auge desenfrenado, la construcción de nuevos edificios de viviendas y académicos, así como de estaciones de servicio, atestiguan la prosperidad general que sólo se pondrá en peligro con el desplome del mercado de valores en 1929. Si bien Arkham sufrirá el efecto en mucha menor medida que otras poblaciones de la zona, el efecto será innegable. La mayoría de las industrias que dan empleo a mano de obra sin cualificar despedirán a muchos trabajadores y otras cerrarán sus puertas definitivamente.

Arkham

L'autre FRJ